ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Análisis » El boom de Juan Dolio

El boom de Juan Dolio

Aaah, Juan Dolio.

Con tan solo decir el nombre de este sitio tan maravilloso, nos cae una sensación de relajación total. A tan sólo 45 minutos al este de Santo Domingo se encuentra este paradisíaco lugar de mar azul turquesa, arenas blancas como la nieve pero cálidas como el sol, palmeras majestuosas, proyectos vanguardistas, golf, buceo; en fin, todas las delicias que forman parte de unas muy merecidas vacaciones. A muchas personas se les hace difícil entender que tan reciente como 30 años atrás, todo esto era puro monte.

La economía de Juan Dolio comienza a tomar forma con el origen del pueblo mismo en la década de 1980. Allí es donde la empresa capitaleña Grupo Metro, en 1992 decide desarrollar el proyecto turístico-inmobiliario más ambicioso en su carpeta hasta entonces llamado Metro Country Club. El lugar era perfecto. Prácticamente carecía de infraestructura y desarrollo por general, la cercanía a la Capital y la hermosura de las playas de Guayacanes y Villas del Mar garantizaban el éxito de este proyecto. El proyecto comienza a tomar forma después de la inauguración de Los Marlins Golf Course.

En esa misma era llegaron varios grandes hoteleros que habían probado éxito en zonas como Punta Cana y Puerto Plata, y luego veían las oportunidades que brotaban de esta nueva zona llamada Juan Dolio. La empresa hotelera dominicana Coral y las españolas Barceló, Occidental y Sol Meliá, fueron de las primeras en construir resorts todo incluido a lo largo del litoral. Dentro de Metro Country Club se establece Embassy Suites, el primer hotel de lujo no todo incluido en la zona. Así comienza la llegada de turistas internacionales a este rincón de la República Dominicana.

Con el tiempo, la economía turística de Juan Dolio se expande con nuevos hoteles tanto grandes como pequeños, además de nuevas tiendas y restaurantes  que satisfacían las necesidades de los turistas y una creciente población compuesta por obreros, jubilados, capitaleños que solían pasar los fines de semanas en Juan Dolio y los conocidos ‘snowbirds’, extranjeros de países fríos que decidían pasar el invierno en la zona. Con la creciente demanda y el impresionante éxito de Metro Country Club, en la década de 1990s inicia la construcción de Guavaberry Country Club, otro gran proyecto de villas y casas de veraneo con acceso limitado, golf y demás amenidades. También surgen otros desarrollos inmobiliarios, pero a menos escala, en puntos específicos de la playa.

Durante el transcurso de la década del 2000, los hoteles todo incluido de Juan Dolio sufren ciertas dificultades debido a varios factores. Entre los arreglos que se hicieron para garantizar la rentabilidad de estos proyectos, y por consiguiente el dinamismo económico de la zona, el Estado dominicano regenera la ya gastada playa de Juan Dolio con arena blanca y fina. El efecto embellecedor de esa acción fue casi instantánea, convirtiendo una playa hermosa en una maravilla visual. Algunos de los hoteles intercambian propietarios, otros son convertidos en apartamentos, clausuran varios pequeños negocios debido a una brusca pero temporera disminución de turistas en la zona. Inclusive, algunos residentes permanentes deciden vender sus propiedades y se mudaron a otro lugar donde percibían mejores perspectivas.

No obstante las opiniones y acciones de las personas que se turnaron pesimistas, Juan Dolio ha demostrado ser un éxito. Grupo Metro ha construido más de 5,000 unidades por más de US$800 millones, incluyendo varias torres de 15 y 20 niveles de apartamentos en el mismo litoral playero. La zona hasta ha desarrollado un aire a Miami Beach con sus proyectos vanguardistas como el Club Hemingway, Marbella by Metro, Las Olas, Albatros Club entre otros. En la actualidad están desarrollando el proyecto inmobiliario más ambicioso entre Santo Domingo y San Pedro de Macorís, el célebre Costa Blanca by Metro. Éste consistirá de dos torres de apartamentos, campos de golf, villas y otras delicias para el descanso o un estilo de vida relajado.

El renacimiento de la economía de Juan Dolio también incluye la diversificación. Desde sus inicio Juan Dolio se caracterizaba por ser una economía esencialmente turísticas, pero ahora con proyectos como el Independent Financal Center of the Americas (IFCA) que pretende ser el principal centro financiero offshore en toda América, y la recién inaugurada construcción del Pinewood Indomina Studios, los primeros estudios cinematográficos de renombre internacional que se instalan en la República Dominicana; la economía de Juan Dolio va tomar un rumbo mixto entre Nueva York y Hollywood. Todos estos cambios ayudan a incrementar la demanda de viviendas y negocios particulares, dándole ciertos ímpetus económicos que sin dudas van a dejar sus huellas bien marcadas en la zona, y todo para bien.

Turismo, finanzas, bienes raíces y la cinematografía internacional están forjando un matrimonio que promete desarrollar y poner en alto no sólo el nombre de Juan Dolio, sino también el  de la República Dominicana. Pero mucho más importante es la promesa, que poco a poco se convierte en realidad, de convertir esta zona en un ejemplo de diversificación, planeación y el buen vivir en suelo dominicano. Juan Dolio sigue demostrado su versatilidad en tiempos de bonanza como en los de crisis. Todo apunta hacia un futuro muy prometedor.

Artículos relacionados

Grupo Metro

La industria turística de la República Dominicana

La amenaza cubana al turismo dominicano

Enlaces adicionales

Independent Financial Center of the Americas

Pinewood Indomina Studios

Costa Blanca by Metro: el nuevo proyecto de Juan Dolio

Group Metro (página web)


Anuncios
wordpress visitors
A %d blogueros les gusta esto: