ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Tópicos aleatorios » La evolución del crecimiento económico y el bienestar dominicano

La evolución del crecimiento económico y el bienestar dominicano

CRECIMIENTO ECONÓMICO DURANTE LOS PRIMEROS 1820 AÑOS DESPUÉS DE CRISTO

El economista escocés Angus Maddison en 1978 comenzó a enseñar Economía en la Universidad de Groningen en los Países Bajos. Desde entonces se ha dedicado a investigar y crear una visión coherente del desarrollo económico mundial. Los resultados tras esa ardua investigación han sido sorprendentes.

  • El PIB per cápita real a nivel mundial tuvo un cambio tan pequeño que se puede decir que fue nulo durante el transcurso del primer milenio después del nacimiento de Jesús Cristo.
  • Entre los años 1000 y 1820 el crecimiento económico promedio fue de tan solo 0.1% por año.

Durante el primer milenio después del nacimiento de Jesús Cristo, las estimaciones más optimistas sugieren que el PIB per cápita mundial solo logró duplicarse. Esa realidad no es tan difícil de entender cuando se toma en cuenta que por mucho tiempo, el estilo de vida de una persona común era más o menos la misma que sus ancestro vivieron. No es hasta tiempos relativamente recientes que se rompe el círculo vicioso y por primera vez en la historia, el bienestar de las personas comienza a aumentar de forma acelerada. Por eso mientras en los 820 años entre 1000 y 1820 el crecimiento económico creció en un promedio de tan solo 0.1% por año para un total cumulativo de 82%, en los 172 años posteriores a 1820 el PIB per cápita promedio creció en más de 800% cumulativo.

1820 es un año muy importante en la historia económica del mundo, porque a partir de ese año surgen nuevas tecnologías que ayudan a romper el círculo vicioso que mantenía a la humanidad en la miseria por miles de años. Con las nuevas tecnologías se podía lograr un mejoramiento en la productividad lo cual se transfería en mayor poder adquisitivo y mejoramiento del bienestar común.

CRECIMIENTO ECONÓMICO DURANTE EL SIGLO XX

Pero aún en el siglo XX, países que hoy son ricos, o popularmente conocidos como de “Primer Mundo”, lograron su riqueza y altos estándares de vida con ritmos de crecimiento económicos relativamente bajos. Por ejemplo, desde el año 1900 hasta el 2000, los siguientes países que hoy son ricos crecieron al ritmo promedio anual correspondiente:

  • Bélgica 1.75%
  • Dinamarca 1.98%
  • Francia 1.84%
  • Alemania 1.61%
  • Italia 2.18%
  • Japón 3.13%
  • Países Bajos 1.69%
  • España 1.91%
  • Australia 1.59%
  • Canadá 2.17%
  • Suiza 1.72%
  • Reino Unido 1.41%
  • Estados Unidos 2.00%

ACELERACIÓN DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO & EL CASO DOMINICANO

Según Cyril Aydon, en 1780 el crecimiento económico en Inglaterra crecía a un ritmo que le duplicaba su PIB per cápita cada 60 años. En 1830, tras la mejora en la productividad gracias a las nuevas tecnologías, Estados Unidos pudo duplicar su PIB per cápita cada 50 años. En 1890 la mejoras tecnológicas ayudaron a que Japón pudiera duplicar su PIB per cápita cada 30 años. Mientras en 1960 Corea del Sur pudo duplicar su PIB per cápita cada década.

En los últimos 20 años la República Dominicana ha tenido un crecimiento económico promedio, incluyendo los efectos de la crisis financiera del 2003, de un poco más de 5% por año. Si analizamos el avance económico que ha tenido la República Dominicana durante los últimos 50 años, nos damos cuenta que en 1961 el PIB, en paridad de poder adquisitivo, fue de US$4,100 millones mientras el PIB per cápita era de tan sólo US$1,232. Hoy la realidad de nuestro país es un PIB que supera los US$51,000 millones y un PIB per cápita de US$5,218. Nuestra economía se ha triplicado y el ingreso per cápita cuadruplicado en los últimos 50 años.

Estos cambios tan drásticos también se han sentido en el consumo y bienestar de la población. Durante los últimos 50 años el porcentaje de hogares con acceso a agua potable y electricidad se ha generalizado. El uso de neveras, estufas, televisores entre otros bienes  ha sido tan intenso que tener uno de esos bienes no es signo de afluencia, sino algo normal que existe en todos los hogares por más rico o pobre que sean. Cuando un bien o servicio logra pasar de ser un lujo o signo de estatus social a un bien masificado, es porque la vida cotidiana ha tenido una mejora en su calidad de vida. Muchas veces, debido a que nos acostumbramos a ciertas comodidades, los cambios tan drásticos a los cuales estamos sujetos pasan casi totalmente desapercibidos.

Actualmente la República Dominicana posee 8.8 millones de teléfonos móviles, posicionándonos entre la naciones con mayor densidad telefónica en el mundo. Eso ha sido posible por un mejoramiento en el bienestar de la población gracias al crecimiento económico continuo que hemos disfrutado en los últimos tiempos. Inclusive, el mejoramiento en el bienestar dominicano se manifiesta ante los ojos de todos en la inmensa cantidad de vehículos, tanto de dos como de cuatro ruedas, que se transitan por las vías del país. Las vías principales que cruzan nuestro país ya no son caminos de tierras ni carreteritas estrechas, sino autopistas y autovías con los diseños más modernos para su clase. Los jóvenes del país ya no sueñan con ir a otro país para ver cómo son los centros comerciales, los restaurantes de comida rápida, la modernidad de sus ciudades; pues esas cosas las pueden ver y disfrutar en el país hoy en día gracias al desarrollo económico que hemos tenido.

Muchas veces echamos por menos lo mucho que hemos avanzado por estar enfocados en lo que nos falta por hacer. Que si bien es un gesto muy responsable de enfocarse en donde nos falta, porque así enfrentamos esos problemas para crear un mejor país en el futuro cercano, también debemos de mirar hacia atrás y ver desde dónde es que venimos para entender con mayor exactitud dónde estamos. La República Dominicana es un país que todavía le falta mucho por hacer, pero eso no le quita que también ha avanzado como pocos lo han hecho en tan corto período de tiempo.

Referencias

Banco Central de la República Dominicana

Aydon, Cyril. “The Story of Man: An Introduction to 150,000 Years of Human History”, (p. 373, 377, 385).

Bernstein, William. “The Birth of Plenty” (p.15-23).

Maddison, Angus. “Monitoring the World Economy 1820-1992″ (p.194-97).

Maddison, Angus. “The World Economy: A Millennial Perspective” (p.264, 276-79).

Artículo Relacionado

La canasta familiar y el bienestar de la población dominicana

Anuncios
wordpress visitors
A %d blogueros les gusta esto: