ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Tópicos aleatorios » El déficit fiscal y la economía dominicana

El déficit fiscal y la economía dominicana

Últimamente algunas personas se han acostumbrado a decir que los ingresos tributarios del Estado han disminuido. En base a ello, se ha formulado el argumento no solo a favor de la reforma tributaria, sino en difundir la creencia que la economía dominicana está en crisis. Aunque la reforma tributaria es necesaria debido a los problemas que suponen los subsidios a la electricidad, la recapitalización del Banco Central y los nuevos compromisos, como la inversión del 4% del PIB a la educación; no es menos cierto que la economía dominicana no está en crisis.

Si analizamos los ingresos corrientes del Estado entre 2008 y 2011, encontramos lo siguiente (en millones de pesos):

  • 2008: RD$246,894.7
  • 2009: RD$226,203.9
  • 2010: RD$255,070.9
  • 2011: RD$280,450.3

Si bien es cierto que en 2009 los ingresos corrientes del Estado disminuyeron en RD$20,690.8 millones, nos llama la atención que a partir de entonces, los ingresos del Estado han mostrado alzas de RD$28,867 millones en 2010 y RD$25,379.4 millones en 2011. De hecho, el monto total de 2010 superó el monto total de 2008 en RD$9,176.2 millones y la diferencia entre 2011 y 2008 es de RD$33,555.6 millones.

Se pudiese decir que si bien hubo un alza notable en los ingresos del Estado en el 2010, el alza del 2011 fue de tan solo 88% del 2010. O sea, hubo un alza en el 2011 pero fue menor al alza del 2010, por tanto se pudiese decir que los ingresos del Estado disminuyeron y que la economía del país está en crisis. Sin embargo, si la economía dominicana estuviese realmente en crisis, las recaudaciones del Estado hubiesen disminuido también, pues ese es el comportamiento que enfrentan las recaudaciones en una economía realmente en crisis, sin embargo lo que ha sucedido en la República Dominicana es todo lo contrario.

Aclaremos que los ingresos corrientes del Estado están compuestos por varias fuentes, de las cuales dos son primordiales, los ingresos no tributarios y los ingresos tributarios.

Los ingresos no tributarios consisten de:

  • Transferencias corrientes (zonas francas, etc.)
  • Ventas de mercancías del sector público
  • Ventas de servicios del sector público
  • Dividendos por inversiones empresariales
  • Intereses
  • Otras rentas de propiedad
  • Ingresos diversos

Entre 2008 y 2011, los ingresos no tributarios han aportado entre 4.3% y 4.4% de los ingresos corrientes y ha tenido cierta volatilidad al registrar una caída de RD$4,898.1 millones en 2009, luego un alza de RD$5,297.7 millones en 2010 y finalmente una disminución de RD$3,810.3 millones en 2011. Debido a la naturaleza de los ingresos no tributarios y el hecho que son una parte minoritaria de los ingresos corrientes del Estado, la volatilidad que han experimentado no refleja el comportamiento económico de la nación.

Existe una fuente que aporta el grueso de los ingresos corrientes del Estado y su comportamiento es íntimamente ligado al desenvolvimiento económico del país. Estamos hablando de los ingresos tributarios, los cuales consisten de los:

  • Impuestos sobre ingresos
  • Impuestos sobre la propiedad
  • Impuestos internos sobre mercancías y servicios (ITBIS, etc.)
  • Impuestos sobre el comercio exterior (aranceles, etc.)
  • Otros impuestos y la contribución a la Seguridad Social

La naturaleza de los ingresos tributarios se basa en recaudaciones que se efectúan en acorde con el comportamiento económico del país. Si la economía cae en crisis, los ingresos tributarios registran una reducción y viceversa. Es muy llamativo, especialmente cuando se toma en cuenta la obsesión que algunos tienen con alegar que el déficit fiscal es evidencia de una crisis económica, es la evolución de las recaudaciones del Estado entre 2008 y 2011 (en millones de pesos):

  • 2008: RD$236,166.1
  • 2009: RD$220,373.4
  • 2010: RD$243,942.6
  • 2011: RD$273,132.4

Aquí se nota otra vez un patrón similar al de los ingresos corrientes, con una disminución en 2009 y luego alzas en 2010 y 2011. La única diferencia en el comportamiento de las recaudaciones del Estado con las de los ingresos corrientes del mismo, es que en 2011 los ingresos corrientes crecieron en RD$25,379.4 millones, equivalente a una disminución de 12% respecto el alza en 2010; sin embargo, en 2011 los ingresos tributarios registraron un alza en RD$29,189.8 millones, equivalente a un crecimiento de 24% respecto el alza de 2010. En otras palabras, en el mismo año que los ingresos corrientes disminuyeron, los ingresos tributarios crecieron, por tanto la disminución de los ingresos corrientes no se debe al aporte al fisco de la economía dominicana, sino del aporte de los ingresos no tributarios.

Con esto podemos deducir dos conclusiones importantes:

  1. Desde el 2009, el Estado dominicano no ha sufrido una caída en sus recaudaciones tributarias. Al contrario, a partir de entonces lo que se ha evidenciado son alzas continuas y en franco crecimiento.
  2. Debido a que las recaudaciones por concepto de impuestos están íntimamente en consonancia con el comportamiento de la economía, y que los mismos no han demostrado una disminución durante los últimos tres años, entonces la economía dominicana realmente no está en crisis.

A esto le añadimos que la economía dominicana ha estado crecimiento por encima del promedio latinoamericano, que la inflación se ha mantenido muy estable y en bajo niveles incluso por debajo del promedio latinoamericano, que las exportaciones han experimentado aumentos continuos en el valor de las mismas, entre otros indicios de una economía saludable, no obstante el ambiente amenazante en la economía internacional.

Entonces, ¿por qué algunos insisten en confundir a la población al decir que el país sufre una crisis económica y por ello se requiere la reforma fiscal y el alza de los impuestos?

Es una pregunta que les dejaremos a nuestros lectores para que la respondan.

Lo que sí podemos decir es que el déficit fiscal tiene poco que ver con el comportamiento económico de la nación. La estabilidad macroeconómica, y el dinamismo y el crecimiento económico, no solo se vislumbra en la misma tasa de crecimiento, también por el alza de los ingresos tributarios en 2010 y 2011. La reducción del desempleo, el alza del ingreso promedio, la creciente inversión extranjera directa, la baja inflación son algunos indicios adicionales de una economía estable y pujante. El déficit fiscal se explica por otras razones, entre las cuales podemos mencionar el alza en el gasto público, el cual está fuertemente afectado por el subsidio eléctrico y la recapitalización del Banco Central, inversiones necesarias en infraestructuras, en educación pública y un largo etc.

Referencia

Dirección General de Impuestos Internos (DGII)

Anuncios
wordpress visitors
A %d blogueros les gusta esto: