ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Tópicos aleatorios » ¿El modelo económico dominicano se ha agotado?

¿El modelo económico dominicano se ha agotado?

En los últimos años se ha difundido un nuevo planteamiento por parte de ciertos sectores importantes de la industria nacional, particularmente de los principales agentes de los sectores exportadores. Nos referimos al tal cambio del modelo económico que ha mencionado el Consejo Nacional de la Empresa Privada, conocido por su sigla CONEP, entre algunas otras entidades. Según ellos, la industria exportadora dominicana es afectada injustamente porque no pueden competir en igualdad de condiciones frente a sus competidores regionales y a nivel mundial. En otras palabras, las exportaciones dominicanas enfrentan una crisis. Lo primero que nos llega a la mente ante declaraciones de esa naturaleza, es que los exportadores dominicanos enfrentan problemas en vender sus productos en el mercado internacional.

En base a ese argumento, ciertos sectores de la industria nacional proclaman por más proteccionismo en la política económica del Estado, cambios en el manejo de la tasa de cambio (lo cual no nos queda la menor duda que se refieren a una devaluación más intensa del Peso dominicano para así obtener una ventaja relativamente rápida en los mercados internacionales), y quizá hasta más incentivos a los productores nacionales; todo por el afán de proteger las empresas exportadoras de la debacle que, según dicen ellos, les espera. Todo esto está bien y tiene su mérito cuando los argumentos planteados coinciden con las cifras registradas. El problema surge cuando una cosa no combina con la otra.

Si nos fijamos en el comportamiento económico del sector externo de la economía durante el 2011, nos damos cuenta que la situación parece ser otra. Estamos hablando de las Zonas Francas con su crecimiento de 14.1% y también de la Manufactura Local que experimentó una expansión de 5.1%. Por más vueltas que se les de al asunto y por todos los ángulos que se les quiera analizar, los números no coinciden con el argumento. Se supone que cuando un o varios sectores sufren una crisis, no deben registrar un crecimiento relativo en relación al año anterior, sino todo lo contrario. Esta incongruencia no puede pasar desapercibida, pero la cosa se pone más interesante.

Resulta curioso que durante el 2011, la demanda interna sufrió una disminución de 6.5 puntos porcentuales al terminar el año con un anímico crecimiento de 2.7%. Esto se debió al cambio de la política económica del Estado, la cual dio por resultado los siguientes comportamientos:

  1. El consumo final privado creció en tan solo 3.9%, inferior a lo registrado en el 2010.
  2. La formación bruta de capital, también conocida como la inversión, sufrió un descenso de -2.6%.
  3. El consumo público apenas creció 0.4%.

Es decir, el crecimiento del Producto Interno Bruto en 2011, el cual fue de 4.5%, a diferencia del caso en el 2010, estuvo apoyado principalmente en la demanda externa. Mas aún, las exportaciones totales registraron un crecimiento de 26.4%, unos 13.9 puntos porcentuales más que el crecimiento de las importaciones. La cuestión se pone mucho más interesante cuando se resalta que las exportaciones nacionales (o sea, exportaciones de las empresas fuera de las Zonas Francas) tuvieron un crecimiento de 44%. Y como si todo esto fuera poco, dentro del sector externo el saldo global de la balanza de pagos fue positivo en US$154 millones.

Todo esto ha sido logrado a pesar del CAFTA-RD, al cual le han echado la culpa de la supuesta crisis que enfrenta el sector exportador, y del ambiente económico internacional lleno de incertidumbres y crisis, especialmente cuando incluimos la reducción del crecimiento económico de Estados Unidos, nuestro socio principal, de 3.2% en 2010 a 1.6% en 2011; y el empeoramiento del panorama económico en la Unión Europea.

No estamos en contra de todos los planteamientos que han propuestos algunos industriales dominicanos, en particular la mayoría de las propuestas del CONEP, porque es cierto que los impuestos pueden ser reducidos y quizás algunos eliminados, entre otras cosas. En lo que no estamos claro es en la sugerencia que el modelo económico que tanto avance nos ha brindado por varias décadas y que ha sido el responsable del gran crecimiento de la clase media a nivel nacional y la expansión del sector interno y el consumo, ahora supongamos que muestra signos de agotamiento y/o que atenta contra la capacidad del sector exportador poder cumplir con su rol. La realidad parece ser lo contrario.

Es por eso que nos preguntamos lo siguiente, ¿dónde están los indicios de la supuesta crisis del sector externo?

Referencias

Banco Central de la República Dominicana
Fondo Monetario Internacional (FMI)
Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP)

Anuncios
wordpress visitors
A %d blogueros les gusta esto: