ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Análisis » Los cambios de la pobreza dominicana, 2002-2010

Los cambios de la pobreza dominicana, 2002-2010

Durante el siglo XX y comienzo del XXI, la República Dominicana ha experimentado un cambio radical en la composición económica de su población. A partir de la muerte del dictador Trujillo, el país ha visto un crecimiento relativo de sus clases pudientes al igual que una reducción relativa de la pobreza. Esa tendencia es la responsable de por qué en la República Dominicana de hoy menos del 35% de los hogares son pobres cuando en 1961 la pobreza englobaba a más del 80% de los hogares. Afortunadamente, esa tendencia ha continuado. Así lo demuestra la siguiente tabla para el período 2002-2010.

El efecto de BANINTER

Las cifras dominicanas en los intérvalos considerados fueron fuertemente afectadas por la crisis financiera dominicana del 2003/04 tras la debacle del Banco Intercontinental (BANINTER). En ese tiempo la cantidad de personas pobres se disparó y toda la economía estuvo a riesgo de un colapso total.

Nótese que las primeras cifras (izquierda) cubre el período 2002-2008. En el mismo la pobreza tuvo un promedio descendente de tan sólo -2.8 puntos porcentuales. Sin embargo, las segundas cifras (derecha) cubren el intérvalo 2002-2010, en el cual la pobreza tuvo un promedio descendente de -5.7 puntos porcentuales. Es decir, el promedio de la caída de la pobreza se incrementa en 2.9 puntos porcentuales con tan sólo añadir dos años adicionales que se caracterizan por la reducción de la pobreza.

En otras palabras, la crisis financiera del 2003/04 fue tan severa, que no obstante el país experimentar una disminución relativamente brusca en la pobreza tan pronto termina la crisis, el peso de la crisis fue tal que mermó el promedio. Con el hecho que mientras más años se añaden a los intérvalos, más fuerte se nota la reducción promedio de la pobreza, nos damos cuenta que si se excluye el período 2003/04 de las estadísticas, el cambio real de la pobreza a partir de entonces se refleja en el promedio.

Es decir, la diferencia entre el intérvalo 2002-2008 con el intérvalo 2002-2010 es de 2.9 puntos porcentuales, para dar un promedio en el segundo intérvalo de -5.7 puntos porcentuales. Sin el efecto de la crisis del 2003/04, se puede estimar que la reducción de la pobreza entre 2004-2010 debe rondar entre 9.0 puntos porcentuales y 11.0 puntos porcentuales, quizás un poco más.

Tampoco podemos perder de de vista que el intérvalo 2002-2010 también incluye el efecto de la crisis internacional del 2008, cosa que, si bien afectó la economía dominicana, fue en menor de medida de lo esperado gracias a que el crecimiento económico dominicano se mantuvo relativamente alto. Eso se debió al crecimiento del consumo y el mantenimiento de los niveles de inversión, tanto doméstica como extranjera. El hecho que la crisis internacional del 2008 ha tenido un impacto menos intenso en la pobreza dominicana que la crisis financiera dominicana del 2003/04, pone en evidencia la severidad de la crisis que afrontó el país por lo de BANINTER.

El efecto del crecimiento vs la distribución (intervención del Estado)

En la tabla incluyen datos relacionados a las contribuciones a la reducción de la pobreza, las cuales son dos.

La primera, y diría la más importante, es la contribución en base al crecimiento económico. Esta suele ser la más saludable, por decirlo así, de las dos porque los cambios de la pobreza surgen en base a los cambios en la economía. Debido que la economía puede ser considerada como una maquinaria de creación de bienestar y riqueza que funciona en base a la inercia, o mejor dicho, al efecto de un estímulo que luego continúa expandiéndose y propagándose por cuenta propia; entonces sus efectos en la sociedad son naturales a esa causa.

La segunda es la contribución en base a la distribución. Esta suele ser la más artificial de las dos porque los cambios en la pobreza surgen en base a la intervención del Estado en la distribución de la riqueza. Puede ser considerado menos importante que el crecimiento económico, porque sin crecimiento no hay creación de riqueza, por lo tanto no hay qué distribuir. También se puede considerar artificial porque el Estado interviene para imponer una agenda que por naturaleza no surge. Además, la distribución requiere de una intervención constante e intensiva por parte del Estado en la economía, lo que puede ocasionar distorsiones que tienen ciertas ramificaciones no muy positivas para el crecimiento económico.

En la tabla queda claro que la reducción de la pobreza en la República Dominicana se debe en un 100% al crecimiento económico. En El Salvador y en México suele ser lo contrario al ser atribuido en un 100% a la distribución. Es decir, el crecimiento económico tiene un impacto mucho más positivo en la República Dominicana que en México o El Salvador. Sin embargo, existen algunas diferencias en el comportamiento económico de éstos países debido a que República Dominicana es el que más crece, mientras el crecimiento económico de México es, en promedio, mucho más reducido y la economía salvadoreña ha demostrado dificultades en mantener el crecimiento por encima de 1% a 2% anualmente. Si no es por la intervención del Estado, en esos países la pobreza hubiese empeorado porque sus economías no producen los frutos suficientes para impulsar por cuenta propia el crecimiento de la clase media y, por consiguiente, la reducción de la pobreza.

Nótese que la reducción de la pobreza en base a la intervención del Estado es un modelo con fuertes limitaciones a largo plazo porque tan sólo se puede mantener debido a la falta de producción de riqueza a un ritmo acelerado y aceptable. Sin incrementos aceptables en la producción de riqueza no hay forma de artificialmente reducir la pobreza por largos períodos de tiempo, al menos que se incursione en la adquisición de empréstitos, con los cuales la problemática del límite no se elimina. Por el contrario, la reducción de la pobreza en base al crecimiento económico es el más deseable de los dos porque es natural de la economía y se mantiene mientras la economía continúe en bonanza, lo cual es cíclico.

Sin embargo, en la mayoría de los países latinoamericanos, la reducción de la pobreza no depende en absoluto en el comportamiento económico o en la intervención del Estado. En algunos casos la pobreza ha sido reducida en base a un mayor impacto de la economía que del Estado (véase los casos de Argentina, Colombia, Ecuador, Honduras, Paraguay y Perú), mientras en otros países el impacto de la economía y del Estado es más o menos parecido o igual.

Los tres modelos para reducir la pobreza (depedencia al 100% de la economía o del Estado, o mixto economía/Estado) tienen impactos desiguales en la reducción de la pobreza. En el caso de Venezuela se ha demostrado una reducción de la pobreza de 20.8 puntos porcentuales debido en un 44% a la economía y 55% a la intervención del Estado. En Argentina la reducción ha sido de 36.8 puntos porcentuales debido en un 80% a la economía y 20% a la intervención del Estado. En El Salvador, que a pesar de reducir la pobreza debido en un 100% a la intervención del Estado, tan sólo ha podido reducirla en 2.3 puntos porcentuales y en el caso de México que es identico al de El Salvador en la base de su reducción de la pobreza, tan sólo ha sido de 3.5 puntos porcentuales. Por lo general, los países que favorecen más el crecimiento económico que la intervención del Estado, suelen ser los que han disfrutado las reducciones más fuertes de la pobreza.

Anuncios
wordpress visitors
A %d blogueros les gusta esto: