ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Tópicos aleatorios » La medición del consumo: Encuestas de gastos e ingresos vs las cuentas nacionales

La medición del consumo: Encuestas de gastos e ingresos vs las cuentas nacionales

El consumo es la razón principal por el desarrollo de las actividades económicas. Sin consumo no hay demanda y sin demanda no hay producción. Toda esa actividad tiene un gran impacto directo e indirecto en la creación de empleos y riqueza, lo cual hace sumamente importante el poder medir el nivel de consumo en cualquier país. Esa medición no solo determina el tamaño del mercado interno, información sumamente importante para los inversionistas y empresarios, sino que también muestra el nivel de bienestar en un país y con el tiempo el mejoramiento o empeoramiento del mismo.

No obstante la medición del consumo ser tan importante para el entendimiento intelectual de la economía y el desarrollo económico en la practicalidad, todavía existen problemas en el proceso metodológico de medir el consumo. A nivel internacional se da el fenómeno de la incongruencia entre el nivel de consumo que muestran las encuestas de gastos e ingresos de los hogares en comparación con lo que muestran las cuentas nacionales.

Los economistas Martin Ravallion y Angus Deaton han demostrado en varios estudios que el consumo per cápita obtenido en 277 encuestas de gastos e ingresos a nivel mundial está subestimado comparado con el consumo que  registran las cuentas nacionales de cada país. En países subdesarrollados la diferencia promedio suele ser de 86% mientras entre los países desarrollados la diferencia disminuye a 78%. Es preciso aclarar que los países desarrollados tienen fama de poseer estadísticas mucho más confiables comparado con las de los países subdesarrollados y a pesar de ello, la diferencia sigue siendo abismal.

Esta incongruencia suele surgir debido a varios factores:

  • Las encuestas de gastos e ingresos suelen tener problemas en captar el consumo de los hogares más próspero en cada país.
  • Las cuentas nacionales incluyen a hogares “no ordinarios” mas instituciones no lucrativas, mientras las  encuestas de gastos e ingresos sólo incluye las compras de los hogares “ordinarios” mas el consumo de la producción hogareña.
  • Existen serios problemas en la recolección de datos de los ingresos percibidos por actividades informales.

En el caso de la República Dominicana también se presenta la reconocida incongruencia. En 2007, el consumo de la República Dominicana era:

  • Según la ENIGH 2007: US$18,496,946,456 (RD$619,647,706,272)
  • Según las Cuentas Nacionales*: US$34,181,371,924 (RD$1,145,075,959,454)

Como pueden observar, la diferencia asciende a más de US$15,700 millones, es decir que la ENIGH logró captar el 54% del consumo dominicano. En adición a las explicaciones ya dadas, se debe señalar que existe un factor cultural adicional que debe ser considerado en las explicaciones dominicanas de esta incongruencia. Este factor cultural puede tener un gran impacto en la calidad de la información de las encuestas ENIGH.

Según Nelson Medina Nina, en su artículo titulado “La Medición del Ingreso en la República Dominicana” dice lo siguiente:

En el caso dominicano es necesario introducir en el instrumento utilizado para la recolección de información, algunas preguntas y controles que permitan dilucidar con mayor aproximación el dato, ya que el dominicano, por asunto de tipo cultural, tiende a mentir cuando se le cuestiona sobre sus ingresos.

Algunas de las razones por las que los dominicanos deciden mentir sobre sus ingresos son:

  • Subestima sus ingresos para tratar de reducir sus cargas impositivas.
  • Excluye ingresos percibidos por fuentes informales.
  • Excluye ingresos percibidos por fuentes formales aunque no de carácter salarial (ejemplo: dueño de varios apartamentos no declara los ingresos que percibe por concepto de los alquileres).
  • Por un asunto de estatus social percibido.

Las implicaciones de esta problemática son muchas y variadas que van desde la puesta en vigencia de políticas económicas no aptas para el nivel de riqueza de la población, el mercado interno es subvaluado, el tamaño de la clase media es subestimada, el tamaño de la clase alta luce más pequeña de lo que realmente es mientras la pobreza es sobredimensionada. El ingreso promedio también suele lucir menos de lo que es en la realidad, además que ocasiona una distorsión ficticia en el nivel de la desigualdad.

Referencias

ENIGH 2007

World Bank Databank

Measuring Inqualities: Do household surveys paint a realistic picture?

La Medición del Ingreso en la República Dominicana

* La cifra de las Cuentas Nacionales fue obtenida en el World Bank Databank. La cifra también excluye el consumo del Estado.

Anuncios
wordpress visitors
A %d blogueros les gusta esto: