ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Análisis » La desigualdad económica dominicana en la década 2000-2010

La desigualdad económica dominicana en la década 2000-2010

La desigualdad económica es un aspecto que caracteriza a todos los países, sin importar el régimen o sistema económico (hasta en países socialistas existe una diferencia abismal entre el nivel de vida de la clase dirigente y el resto de la población). Resulta que América Latina es una de las regiones más desiguales en el mundo e históricamente, la República Dominicana se ha situado entre los más desiguales en la región. Esa realidad, medida con el coeficiente Gini, ha sido plasmada en el subconsciente nacional debido a la frecuencia con que ha sido repetida en los medios de comunicación, en los centros educativos, entre intelectuales de distintas ramas, entre los hombres de negocios y entre la gente común.

Por el gran interés que la desigualdad dominicana ha tenido en nuestro país por tanto tiempo, es increíble cómo los cambios en la distribución de la riqueza durante la última década, no han captado la atención pública. Entrar en una explicación detallada del por qué los cambios recientes de la desigualdad dominicana no ha recibido el mismo interés o afán como lo fue en otros tiempos; quizás es una tarea para los sociólogos y por tal razón, no será indagada aquí.

Sin embargo, veamos cómo ha evolucionado el coeficiente Gini de la República Dominicana entre el año 2000 y el 2010:

A pesar que la República Dominicana continúa siendo un país severamente desigual, durante la última década el país ha tenido una mejora notable con un coeficiente Gini que en el 2000 se situó en 0.553 mientras bajó a 0.505 en 2010. Es decir, hoy una mayor parte de la riqueza producida en el país es repartida de una forma más igualitaria comparada a la distribución en el 2000.

Si lo ocurrido durante la década del 2000 es un signo de lo que podemos esperar en la década actual, sin dudas que la República Dominicana del 2020 va ser un país no sólo más igualitario, sino más agradable para vivir por dos, de varias, razones:

  • Con la reducción de la desigualdad se espera una reducción de la pobreza, lo cual significa una reducción en los índices de delincuencia y otras actividades ilícitas.
  • Será un país con una clase media mucho más amplia y próspera comparada con la actual, absorbiendo cada vez a más familias que actualmente viven en pobreza e incrementando los niveles de bienestar común.

Los dominicanos tenemos la tendencia a enfocarnos tanto en nuestros problemas nacionales, que muchas veces terminamos totalmente ciegos ante los cambios que gradualmente están tomando fuerza en nuestro país. La creciente igualdad, a pesar que todavía nos queda un largo trayecto para llegar al nivel ideal, es uno de los cambios positivos que estamos viviendo en la actualidad. Así como nos interesa cuando las cosas van de mal a peor, también debemos hacer un esfuerzo por desarrollar un interés por estudiar y compartir información de las cosas que están tomando el rumbo hacia la mejora.

Más adelante analizaremos los factores que han revertido la tendencia a una creciente desigualdad, que en los años 80 y 90 preocupaba a un gran segmento de los científicos sociales y líderes de distintas ramas en nuestro país. Ojalá que esta nueva tendencia sea de largo plazo y que la República Dominicana continúe en su trayecto de convertirse en un mejor país para todos.

Referencia

Composición Económica Dominicana: El estrato de ingresos medios en el umbral del siglo XXI; p. 26

Anuncios
wordpress visitors
A %d blogueros les gusta esto: