ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Análisis » Los nodos y corredores en la geografía económica de la República Dominicana

Los nodos y corredores en la geografía económica de la República Dominicana

Todas las economías cuentan con nodos y corredores. Inclusive, la economía mundial también tiene sus grandes nodos y corredores por los cuales se mantiene viva la actividad comercial internacional. Los nodos no son más que los centros de consumo, producción industrial y de acopio agrícola, entiéndase los pueblos y las ciudades. Los corredores son las rutas utilizadas con mayor frecuencia para transportar los bienes desde su área de producción hasta el área de acopio y/o consumo. Lo mismo ocurre con algunos servicios, particularmente cuando un servicio es íntimamente relacionado a la Internet, el teléfono (call centers) u otro modo de comunicación tecnológica. Obviamente que en esos casos los nodos son los centros de producción y consumo de esos servicios mientras los corredores son los trayectos visibles (cableado) e invisibles (wifi, interconexiones inalámbricas, etc) que transportan el servicio al consumidor.

El siguiente mapa muestra los nodos y corredores de la economía dominicana:

Claramente se destaca la ciudad de Santo Domingo y su zona metropolitana por ser el nodo más importante del país. No sólo forma el principal mercado de consumo y el principal centro industrial de la economía dominicana, sino que también es el destino de todos los corredores económicos, los cuales siguen las rutas de las principales carreteras y autopistas del país. Prácticamente el 100% de las importaciones se hacen por los puertos y aeropuertos del Gran Santo Domingo y la mayor parte de las exportaciones salen por los mismos.

Otros nodos desde los cuales salen algunas exportaciones y entran algunas importaciones son (con sus productos más importantes):

  • San Pedro de Macorís (hidrocarburos y azúcar)
  • La Romana (azúcar)
  • Barahona (azúcar)
  • Puerto Plata (azúcar y algunos productos agrícolas cibaeños)

Santiago de los Caballeros forma el segundo nodo más importante, lo cual no sorprende debido a que Santiago posee la segunda concentración de habitantes en todo el territorio nacional. También cuenta con la segunda concentración de los sectores ABC de la sociedad dominicana, lo cual implica un gran mercado de consumo. Además, al Santiago formar el centro de la red vial en el valle del Cibao, conectando a la ciudad con las regiones más remotas del campo cibaeño, la ciudad funciona como la capital de la región del Cibao al convertirse en un gran centro de acopio para la producción agrícola y manufacturero en lo que efectivamente es la región más productiva del país.

La tercera posición es compartida por los siguientes municipios:

  • Bajos de Haina
  • San Cristóbal
  • San Pedro de Macorís
  • La Romana
  • Higüey
  • Azua
  • Barahona
  • San Juan de la Maguana
  • Bonao
  • La Vega
  • San Francisco de Macorís
  • Puerto Plata

El cuarto rango lo componen:

  • Villa Altagracia
  • Cotuí
  • Moca
  • Esperanza
  • Mao
  • Nagua
  • Hato Mayor
  • San José de Ocoa
  • Baní

Los demás nodos carecen de gran importancia, por lo menos en tamaño y volumen de producción, para la economía nacional.

Llama mucho la atención la gran cantidad de bienes que son transportados por los corredores Mao-Santiago-La Vega-Bonao-Santo Domingo, Baní-San Cristóbal-Bajos de Haina-Santo Domingo y San Pedro de Macorís-Santo Domingo. Esto se debe en parte, por la acumulación de los productos que salen de las zonas menos productivas y luego se agregan al flujo del transporte hacia la ciudad capital por los corredores principales como suelen ser la Autopista Juan Pablo Duarte, la Autopista Joaquín Balaguer, la Autopista 6 de Noviembre, la Autopista del Este y la Autopista de las Américas.

Sin embargo, la razón también es la gran productividad de esas partes de los corredores. Por ejemplo, toda la producción de la región Este pasa por el corredor San Pedro de Macorís-Santo Domingo. Sin embargo, en el mapa queda claramente marcado que el volumen de los bienes transportados entre San Pedro de Macorís y Santo Domingo es de tal magnitud, que no coincide con los agregados de los volumenes que acopian en San Pedro, procedente desde La Romana, Hato Mayor, El Seibo e Higüey. Por lo tanto, ésto nos indica que San Pedro de Macorís debe ser el principal centro de producción en la región Este, debido al agregado que expande el flujo significativamente a partir de esa ciudad. Lo mismo se nota a partir de Mao en la región del Cibao y de Baní en el Sur.

Otro aspecto que capta la atención es que la mayoría de la producción nacional lo conforman las provincias de La Romana y San Pedro de Macorís en la región Este; Monseñor Nouel, La Vega, Duarte, Hermanas Mirabal, Espaillat, Santiago, Valverde y Monte Cristi en la región del Cibao; mientras en el Sur sobresale San Cristóbal y Peravia. Estas 12 provincias, mas Santo Domingo y el Distrito Nacional, captan la mayor producción de la economía dominicana. Las 19 provincias restantes producen cantidades prácticamente insignificantes de bienes tanto agrícolas como manufactureros. La falta de producción se agostiza de forma más severa en las provincias de Samaná, Monte Plata, Independencia y Perdernales.

Por último, como conocedores de los procesos actuales en el desarrollo de la economía nacional y por el impacto tanto en el consumo como en la creación de riquezas que tiene el sector turismo mas el mejoramiento de las conexiones viales, podemos predecir que en el corto plazo van a surgir nuevos nodos y se van a extender algunos corredores mientras otros serán agrandados por la producción y el transporte de bienes desde y hacia los nuevos nodos. Con toda certeza se puede esperar el crecimiento de Sosúa como uno de los nodos principales de la provincia de Puerto Plata, mas el surgimiento de Cabarete como un nodo nuevo. En la península de Samaná, predecimos que Las Terrenas se elevará a un nodo y quizás se convierta en el más importante de esa provincia debido a la construcción del Corredor del Atlántico, carretera que conectará a Las Terrenas con las principales vías en el Cibao, sin siquiera pasar cerca de la ciudad de Samaná o Sánchez. En la provincia de San Pedro de Macorís, la zona de Juan Dolio se convertirá en el sexto nodo de esa provincia. En El Seibo, la región de Miches comenzará hacerse sentir, especialmente ahora que existe un interés por empresarios turísticos y de bienes raices por desarrollar esa zona actualmente marginada. Pero la provincia que más nodos, y por consiguiente fortalecimiento de su economía, tendrá, va ser La Altagracia con el surgimiento de los nodos Punta Cana, Bávaro y también Bayahibe.

Anuncios
wordpress visitors
A %d blogueros les gusta esto: