Inicio » Análisis » El auge de las torres y rascacielos en República Dominicana

El auge de las torres y rascacielos en República Dominicana

En los años 1980 la ciudad de Santo Domingo carecía de un ‘skyline’ bien definido debido a la escasez de edificios de gran altura. Por lo tanto, la ciudad tenía un perfil provinciano. Hoy la realidad es totalmente diferente. La ciudad capital literalmente se ve desde sitios como la Autopista de las Américas, el Puerto de Haina, el viaducto de la Autopista Duarte en Los Alcarrizos; inclusive, en los días que la atmósfera está libre de partículas y contaminación, la ciudad es visible hasta desde la terminal del Aeropuerto Internacional de las Américas. Ya Santo Domingo está cogiendo aire de una gran ciudad, en parte gracias a su conglomerado de torres y rascacielos, en su mayoría de reciente construcción.

Entre la inmensa cantidad de torres, varias son célebres como es el caso con el imponente Malecón Center cual cuenta con el hotel más alto de la ciudad y es un hito arquitectónico, la Torre Citibank que se perfila como la torre de oficinas más alta del país y una de la más alta en las Antillas, y la famosa Torre Caney en la exclusiva avenida Anacaona, sus 40 pisos y una altura que supera los 150 metros la convierte en la más alta de la ciudad, del país, de las Antillas y hasta supera todos los edificios en Centroamérica excluyendo a Panamá. Los diseños arquitectónicos son muy diversos desde el neoclásico hasta el minimalista estilo Miami y una combinación infinita.

¿Qué ha pasado en los últimos tiempos para que la bonanza en la construcción de torres y rascacielos en Santo Domingo se materializase?

Primero, el crecimiento de la población correspondió con una expansión de la infraestructura urbana a nivel horizontal. En el caso de Santo Domingo, la ciudad se expandió hacia todos los puntos cardinales menos el sur debido a la presencia del litoral. A pesar de ello, su auge se enfocó en dirección este-oeste más que norte-sur. Aunque la expansión correspondió al ingreso de familias provincianas al ámbito capitaleño, también se debió al crecimiento vegetativo de la población capitaleña ya establecida. Tampoco se limitó a un sector de la sociedad, más bien el crecimiento se ha sentido entre los ricos, las clases medias y los pobres.

Segundo, el crecimiento horizontal comienza a limitarse debido a la centralización de los servicios, los negocios, las instituciones y demás organismos necesarios para ejercer la vida cotidiana y ciudadana. El resultado es un incremento en la demanda de viviendas, negocios y demás inmuebles en sectores céntricos que cuentan con los servicios básicos, además de un ambiente relativamente atractivo y una infraestructura moderna. El resultado es un incremento en la demanda de bienes raíces en las zonas mejor dotadas de la ciudad y la misma se manifiesta en un incremento en el costo del metro cuadrado.

Cuando el costo del metro cuadrado comienza a elevarse debido a un incremento en la demanda, entonces las edificaciones de pocos pisos y baja estatura comienzan a perder su rentabilidad debido precisamente al encarecimiento de los mismos. Esa pérdida de los edificios de baja estatura se transfiere a mayor rentabilidad de los edificios de alta estatura. Esto ocurre porque al incrementar el costo del metro cuadrado, se hace mucho más barato por unidad construir y vender un edificio de 10 apartamentos que una casa de una planta.

Cuando analizamos el costo del metro cuadrado en la ciudad capital, nos damos cuenta que en las zonas con una gran concentración de torres o con un gran auge en la construcción de estos inmuebles, resultan ser las mismas zonas con un alto costo del metro cuadrado.

Según varios agentes de bienes raíces, entre septiembre y octubre de 2009 el costo del metro cuadrado de terreno se cotizaba entre RD$13,900 y RD$36,000 en los siguientes sectores:

  • Bella Vista: RD$32,500 – RD$36,000
  • Piantini: RD$30,000 – RD$36,000
  • Naco: RD$28,500 – RD$30,500
  • Serallés: RD$27,000 – RD$30,000
  • Julieta: RD$25,000 – RD$28,000
  • El Vergel: RD$13,900 – RD$16,000

Estos son promedios a nivel de sector, pero en algunas avenidas las cotizaciones pueden llegar hasta a RD$90,000 el metro cuadrado:

  • Avenida Anacaona: RD$68,000 – RD$90,000
  • Avenida Winston Churchll: RD$45,000 – RD$54,000
  • Avenida Sarasota: RD$46,000 – RD$50,000
  • Avenida Abraham Lincoln: RD$41,500 – RD$46,000

Con el crecimiento continuo de la clase media dominicana y el deseo de sus miembros  querer vivir cerca de sus trabajos, centros de diversión, tiendas, clubes y demás aspectos de la vida moderna; se puede esperar que la densidad de los sectores más codiciados siga elevándose a la par con el precio del metro cuadrado. A pesar que también existen influencias que no se rigen según la demanda, resulta que son más excepciones que la regla. Esto ha sido demostrado con las fluctuaciones en la actividad de construcción de torres, el ámbito económico en el cual se encuentra el país, las tasas de interés y las carteras de préstamos de la banca nacional. Es decir, según como se encuentren los indicadores financieros de la economía interna dominicana, el sector construcción de torres responde favorablemente o desfavorablemente, y eso evidencia que la mayor parte del sector se rige según la demanda real de los inmuebles más que de la especulación o intereses de otras índoles.

Tema Relacionado

La industria de la construcción en República Dominicana

About these ads
wordpress visitors
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 107 seguidores

%d personas les gusta esto: