ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Análisis » La economía del Gran Santo Domingo

La economía del Gran Santo Domingo

Es obvio que la ciudad de Santo Domingo y su zona adyacente es importante para la economía dominicana. Lo que no es muy obvio es el nivel de importancia que el Gran Santo Domingo juega no sólo en la economía nacional, incluso hasta en la economía regional. En este artículo vamos a entender el impacto que la economía capitaleña tiene en el país y en la región.

Con sólo el 36% de la población de la República Dominicana, el Gran Santo Domingo (Distrito Nacional + prov. Santo Domingo) demuestra los síntomas típicos de una ciudad primate.
En la actualidad la zona metropolitana concentra el:

  • 90% del sector construcción.
  • 50% de los intercambios comerciales.
  • 80% de las exportaciones nacionales.
  • 20% de las fábricas textil.
  • 80% del sector financiero.
  • 32% del tráfico de pasajeros aéreos, mas el 40% de los vuelos regulares y charters.

Utilizando los resultados de la encuesta ENIGH 2007 sobre los gastos de los hogares dominicanos, el mercado de consumo interno de la zona metropolitana ronda los US$7,275 millones (más de RD$255 mil millones) concentrando los siguientes porcentajes de cada sector a nivel nacional:

  • 33% Alimentos  y bebidas no alcohólicas
  • 32% Bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes
  • 38% Prendas de vestir y calzado
  • 49% Alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles
  • 45% Muebles y artículos para el hogar
  • 36% Salud
  • 47% Transporte
  • 48% Comunicaciones
  • 45% Recreación y cultura
  • 55% Educación
  • 36% Restaurantes y hoteles
  • 48% Bienes y servicios diversos

Quizás lo más impresionante sobre la economía capitaleña es el impacto que la misma tiene en la región Centroamericana y Caribeña. Según el Globalization and World Cities Research Network conocido por sus siglas en inglés GaWC, una de las organizaciones más respetadas a nivel mundial con respecto a asunto urbanos; el Gran Santo Domingo es considerada una ciudad Gamma+. En otras palabras, la capital dominicana es la 98va ciudad más poderosa a nivel mundial, la 14ta ciudad más poderosa en Iberoamérica, la 3ra ciudad más poderosa en Centroamérica y el Caribe, y la ciudad más poderosa en la región del Caribe. Sorpresivamente, la economía de Santo Domingo supera en importancia e influencia a otras ciudades como:

  • Seattle, Estados Unidos
  • Guadalaja, México
  • Filadelfia, Estados Unidos
  • San Diego, Estados Unidos
  • San Juan, Puerto Rico
  • Tampa, Estados Unidos
  • Orlando, Estados Unidos
  • Las Vegas, Estados Unidos
  • Valencia, España
  • Marseille, Francia
  • Sevilla, España

(Clíc en la imagen para agrandar)

Debido a que el Gran Santo Domingo posee una de las economías más pujantes, dinámicas,  y poderosas en la subregión que forma parte; quizás la pregunta que muchos se hacen es si esto es bueno, tomando en cuenta que es producto de la concentración. Por un lado existen ejemplos de lo negativo que es una ciudad primate, y qué mejor ejemplo que Puerto Príncipe. El pasado 12 de enero esa ciudad, siendo el centro por excelencia de la economía haitiana, e incluso la ciudad formaba más del 80% de la economía formal de ese país, sufrió su peor catástrofe en toda su historia afectando la economía de ese país con igual o peor magnitud. Sin embargo, también existen otros ejemplos de economías dominadas por una región urbana por excelencia y que han sido todo un éxito, tal como son los casos de San Juan, Puerto Rico; Paris, Francia; Londres, Inglaterra; entre otras. También existe la dicotomía entre la ciudad primate y el resto del país, siendo la primera mucho más dinámica mientras la economía y el desarrollo en el resto del país difiere bastante.

Lo cierto es que una catástrofe parecida a la que sufrió Puerto Príncipe es algo extremadamente raro, inclusive nunca en la historia de la humanidad se había dado un fenómeno de esa magnitud; por lo tanto Puerto Principe no es el mejor ejemplo para demostrar lo negativo de la centralización económica. Por otro lado, existen economías bien desarrolladas y fuertes que padecen de la centralización, y no obstante a ello, dichas economías han tenido un desarrollo espectacular. Lo importante parece ser no tanto si tener una ciudad primate es bueno o malo para un país, sino cómo reparten la riqueza que es producida de manera desproporcionada en una ciudad.

De todas formas, el Gran Santo Domingo ha demostrado ser una ciudad con una economía dinámica, pujante, y ahora hasta poderosa para su región. Para una ciudad que hace apenas 50 años era no más a una capital provinciana al llegar a ser lo que es hoy, es impresionante.

A ver ahora qué nos espera el futuro tanto cercano como lejano.

    Referencias

    Banco Central de la República Dominicana

    Globalization and World Cities Research Network (GaWC)

    Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC)

    Anuncios
    wordpress visitors
    A %d blogueros les gusta esto: