ECONOMISTA DOMINICANO

Inicio » Internacional » Haití necesita un TLC con República Dominicana

Haití necesita un TLC con República Dominicana

El 12 de enero del 2010 la vecina nación de Haití sufrió su peor catástrofe en toda su historia. Ni en los tiempos que era la colonia más rica y codiciada de Francia se había materializado una catástrofe de la magnitud como ésta. Las estimaciones preliminares de la cantidad de víctimas ascienden a más de 200,000 personas, la infraestructura capitaleña fue destruida casi por completo, todos los edificios gubernamentales colapsaron, y hasta se dice que la mitad de la inteligencia haitiana pereció. Según el Primer Ministro haitiano Jean-Max Bellerive, Haití perdió el 80% de su PIB. Es obvio que el impacto de esta desgracia en esa nación es de un nivel tan grande, tan profundo, y tan desastroso que la realidad de la situación, a pesar de lo horroroso que se puede ver en la actualidad, no se hará visible hasta que pasen unos meses.

Siendo Haití el único país en el mundo que comparte una frontera terrestre con la República Dominicana, es de esperarse que tendrá un impacto indirecto en esta sociedad, específicamente en el ámbito económico. Sin embargo, el impacto en República Dominicana puede ser más positivo que negativo. La mayoría de los economistas dominicanos hemos estado en acuerdo que el 2010 va ser el año de la reactivación económica, tanto en el ámbito internacional como en el nacional. Ahora entendemos que el terremoto haitiano formará parte de la reactivación económica dominicana.

El intercambio comercial entre República Dominicana y Haití en 2009 se estima en US$600 millones con más de 800 productos dominicanos comercializados en esa nación. Aunque a corto plazo ese intercambio comercial ha sido adversamente afectado, a largo plazo se espera un crecimiento vertiginoso. Con las nuevas necesidades que el terremoto ha ocasionado en Haití, incluyendo una reconstrucción generalizada, en términos económicos conllevará una mayor reactivación de las actividades dominicanas agropecuaria, industrial, comercial y servicios básicos. Además de mayor demanda de personal calificado como médicos, ingenieros, enfermeras, etc. para los damnificados y reconstrucción haitiana. Prueba de ello, es que recientemente, agencias internacionales de ayudas comunitarias (Naciones Unidas, Banco Mundial, etc) seleccionaron varias empresas dominicanas para suplir a los damnificados haitianos.

Los empresarios, técnicos e intelectuales dominicanos pueden ofrecer ayudas a Haití en la reconstrucción de su economía, especialmente en agropecuaria, zonas francas, turismo, comercio, construcción, manufactura local, telecomunicaciones y finanzas. Estas ayudas pueden manifestar en inversiones económicas tras un tratado de libre comercio entre ambas naciones. República Dominicana cuenta con varios sectores bien desarrollados, sectores que en Haití están mal desarrollados o no existen a pesar de ser necesarios. Con la experiencia y la eficiencia adquirida por las empresas dominicanas, un tratado de libre comercio facilitará el flujo de esos recursos hacia la vecina nación, y acelerará no solamente la reconstrucción de ese país, sino también en la creación de empleos. Esto ayudará en aliviar, sino eliminar por completo, la inevitable presión económica y social que de no hacerse lo susodicho le espera en el corto y largo plazo a la República Dominicana.

Un tratado de libre comercio entre República Dominicana y Haití debe incluir (entre otras cosas):

  • La eliminación de todos los aranceles de los productos dominicanos que se comercializan en Haití y los productos haitianos que se comercializan en República Dominicana.
  • Acuerdo de adoptar los mismos estándares de salud, etiquetas, y demás reglamentaciones que garantizan la calidad de los productos comercializados en ambos mercados.
  • Acuerdo de libre paso de camiones dominicanos y haitianos por la frontera, con tan solo ser sujetos a los protocolos de seguridad fronteriza.
  • El establecimiento y expansión de empresas dominicanas en Haití y empresas haitianas en República Dominicana sin mayores inconvenientes legales.
  • Acuerdo de libre paso de aviones dominicanos y haitianos en ambos espacios aéreos, y en todos los aeropuertos dominicanos y haitianos.
  • Haití adoptar las mismas leyes y/o reglamentaciones que actualmente existen en República Dominicana. Estas leyes de inversión/mercados/etc.  le han dado a República Dominicana ventajas en la atracción de inversión extranjera, creación de empleo, y en su desarrollo económico y social. De ser adoptadas en Haití, los resultados pueden parecerse a los de República Dominicana, país que hoy posee una economía siete veces más grande que la haitiana, a pesar de tener una población casi idéntica en tamaño.

Un tratado de libre comercio entre República Dominicana y Haití significa la creación de una amplia y dinámica clase media, el mejoramiento continuo de los índices sociales y de bienestar, crecimiento económico acelerado, y de una vez por todas salir de la penosa posición de ser el país más pobre de América. La República Dominicana, en conjunto con ayudas de la comunidad internacional, puede ofrecer a Haití la mano amiga ayudándola después de este tropiezo tan triste e injusto. De no ser así, la República Dominicana puede esperar efectos nefastos para su desarrollo económico y en los demás aspectos sociales.

Artículo relacionado

Haití, los haitianos y la economía dominicana

Anuncios
wordpress visitors
A %d blogueros les gusta esto: