Inicio » Análisis » República Dominicana en el marco de la globalización

República Dominicana en el marco de la globalización

Para algunos la globalización es una gran oportunidad mientras para otros es lo que más temen. Lo cierto es que la globalización es un fenómeno que, a pesar de la crisis internacional, vino para quedarse; por ende es mejor saber usarla para el beneficio del país y de las empresas dominicanas en vez de hacer como el avestruz, meter la cabeza en la tierra con la esperanza de si no la vemos, desaparece. La República Dominicana no ha sido exenta de los efectos de la globalización e incluso, las autoridades dominicanas han estado planeando e incentivando su inserción por casi 40 años.

Desde 1970, el gobierno ha venido disponiendo de leyes y medidas regulatorias para el desarrollo empresarial dominicano. Se destaca la promulgación de la Ley 299 de Protección e Incentivos Industrial, ésta resultó en un cambio muy significativo en el sector industrial. También se destaca la promulgación de la Ley 253 de Incentivo Turístico que en 1973 estableció ciertos privilegios para los inversionistas en hoteles y empresas conexas al turismo. Esas leyes fueron promulgadas a principios de la década del 70, lo que indica desde cuándo el país tuvo una concepción clara de cual era la vía del desarrollo que; en adición a la firma para la aplicación del GATT, legislas para la Seguridad Social, Código Financiero, Ley de Propiedad Intelectual, Ley de Hidrocárburos, etc; nos colocaría a la altura de los demás países que ya habían iniciado procesos de adecuación de su aparato productivo.

Todas esas medidas crearon la base en el marco legal y empresarial para efectivamente insertar a la República Dominicana en la globalización y así dejar atrás su antigua posición de aislamiento internacional. En los años 80 con los “Tigres de Asia” formado por Hong Kong, Taiwan, Corea del Sur y Singapur; se crea un nuevo patrón de competencia internacional. En esa misma década Latinoamérica por completa, incluyendo a República Dominicana, estaba sumergida en una crisis financiera de tal magnitud que la década se recuerda como la década perdida. Ante la amenaza que los Tigres de Asia presentaban a la competitividad de las empresas, el gobierno impulsa una deliberada y sistemática reestructuración y reconversión industrial en República Dominicana. Este proceso se manifiesta con el cierre de las ramas industriales con poca ventaja relativa e introduciendo ramas de mayor competitividad y rentabilidad.

A partir de 1997 el gobierno establece La Reforma Arancelaria, El Libre Comercio de Bienes y Compras al Sector Público, el Libre Comercio de Servicios, además de la Protección y Promoción de la Privatización de las Empresas Públicas. Ante estos cambios, el resultado ha sido un fuerte ascenso económico de un promedio de 8% anual, situando a República Dominicana en la posición número uno en crecimiento económico para todo el continente americano. Todo eso se atribuye a un desarrollo sectorial heterogéneo. Como es de esperar, con el cambio de paradigma hay vencedores y perdedores.

Los sectores y/o algunas de las empresas dominicanas que han aprovechado y han evolucionado con estos cambios son:

  • El sector bancario se ha desarrollado según los estándares internacionales a tal punto que los principales bancos dominicanos se han convertido en la denominada BancaMúltiple, que ofrecen varios servicios utilizando tecnología de punta y un personal altamente calificado para satisfacer las necesidades financieras de sus clientes.
  • Tricom ha trascendido la frontera del país hasta llegar a ser cotizada en la bolsa de valores de los Estados Unidos, además de hacer negocios en otros países latinoamericanos.
  • La compañia dominicana Viva Resorts, ha desarrollado una alianza con la empresa hotelera internacional Wyndham Hotels & Resorts, y así se expandieron dentro del país al igual que en el exterior en países como las Bahamas y México.
  • Grupo León Jimenes, productor de cigarros, cigarrillos y bebidas alcohólicas distiladas como fermentadas. Con la estratégica alianza de Marlboro de la Phillip Morris, han podido competir a nivel internacional y han incursionado en nuevos mercados.
  • Grupo Malla, con su enfoque en el negocio del trigo, pasta alimenticias y el pan a nivel nacional, está en condiciones de exportar.
  • Compañia Industrias Vegana (INDUVECA) produce para el mercado local y para la exportación embutidos y carnes de calidad.
  • Empresas Envases Antillanos, con su producción de envases para el mercado local como internacional.
  • Grupo M, a través de las Zonas Francas exporta textil criollo e invierte en Guatemala, Ecuador, Perú y Haití.
  • Bon Agroindustrial, con su adquisición de nuevas tecnologías y capacitación de personal ha impulsado su eficiencia ante la competencia con empresas extranjeras, tanto dentro como fuera del país.
  • La Sirena, han adquirido las mejores prácticas de negocios internacionales y gracias a la competencia de otras empresas foráneas con Carrefour y PriceSmart, se han adaptado a las nuevas exigencias del mercado dominicano, llevando a La Sirena en convertirse en un líder en el sector de hipermercados con la red más extensa de tiendas de ese tipo en el país.

Algunas de las empresas dominicanas que han sido frenadas en su crecimiento por la inserción a la globalización son:

  • Natalio Redondo y Compañía, productora de quesos del cual los quesos importados le han quitado un gran porcentaje de su participación en el mercado dominicano.
  • Nestle Dominicana, productora de productos lácteos pasó a ser distribuidora de otras empresas extranjeras, y recientemente hizo público su deseo de salir del mercado dominicano.
  • Compañia Industrial Lechera, productora de quesos que también ha perdido parte del mercado que anteriormente compartía con Natalio Redondo.
  • Baldom, productora de sazones y condimentos ha sido fuertemente afectada por la importación de condimentos extranjeros.
  • Rica, que ha pasado de ser una productora de productos lácteos a una distribuidora de productos extranjeros.
  • Cometa, producía baterias para vehículos y en la actualidad es importador y representante de marcas de baterías extranjeras.

También hay ejemplos de empresas dominicanas que han quebrado por los efectos de la globalización como:

  • Rayo Vac, tuvo que cerrar su fabrica de baterias.
  • Hilari Mayol, se dedicaba a la importación de bebidas alcohólicas y pastas alimenticias.
  • Además de la Fabrica de Calzados, Fabrica de Calzado Deportivo y pequeñas empresas fabricante de diferente productos.

La globalización y los preparativos que las autoridades hicieron para efectivamente insertar a la República Dominicana en la economía internacional ha tenido un impacto más positivo que negativo en el país. Por un lado se destaca el impulso turístico, el gran desarrollo que han tenido las Zonas Francas, la modernización de la banca nacional, el desarrollo del sector financiero y de seguros, el incremento en las ofertas de bienes y servicios en el mercado dominicano, el mejoramiento continuo de la calidad de los productos entre otras cosas. A esto se les puede añadir el impacto positivo que ha tenido en sectores conexos a ellos, como es en el caso del turismo que tiene un gran impacto en el sector construcción y en la inmobiliaria, en la agricultura, en transporte, entre otros sectores mas el incremento en la oferta de empleo, la introducción de nuevas profesiones, etc. Todo eso se debe a la globalización y a las acciones tomadas por las autoridades en sistemáticamente insertar a la República en la economía internacional.

Ahora, también han habido fallas y quiebras. La caída del sector criollo de calzados es un ejemplo de ello. Este sector no pudo competir con las nuevas importaciones porque no se adaptaron a las nuevas realidades del mercado. Estaban ofreciendo un producto de baja calidad, no utilizaban las mejores practicas en la creación de sus productos, no adoptaron nuevas tecnologías y se mantuvieron congelados a pesar de los cambios que los azotaban hasta que quebraron. Quizás los dueños de esas empresas le hechan la culpa a la apertura del mercado dominicano a empresas internacionales, pero la verdad es que el consumidor dominicano es el que decide qué se vende y qué no. En este y otros casos, el consumidor dominicano buscaba confort, calidad y un buen precio; cosas que las empresas criollas en ese y otros sectores no ofrecían por una u otra razón.

En fin, la globalización es un fenómeno muy positivo para las empresas dedicadas a ofrecer al mercado lo que el mercado quiere. Con la competencia mejora la calidad, bajan los precios, se modernizan los sectores económicos, se abren nuevos mercados para las empresas dominicanas más competitivas y premia a los que estén dispuestos en innovar, invertir y mejorar sus empresas. Así compiten de forma justa con la competencia foránea o serán castigados los que por una u otra razón deciden no innovar, ni invertir, ni mejorar sus productos, ni su forma de hacer negocios. Al final, todos ganan menos los que se oponen al cambio y a la nueva realidad del mundo llamada globalización.

Referencias

“Conyuntura Económica” de Leonardo Aguilera Batista

“Un desafío diferente: Crear una nación de combatientes” de Fernándo Álvarez Bogaert

“La Globalización: Un fenómeno que nos afecta a todos” de Luís Heredia Bonetti

“La Globalización como concepto” de Milagros Salvador

About these ads
wordpress visitors
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 107 seguidores

%d personas les gusta esto: